Posterior al nacimiento del bebé, éste es llevado a sus cuidados de neonatología mientras, en el progreso del parto, se espera el alumbramiento (desprendimiento de la placenta). Durante ese período, el médico obstetra, punciona la vena umbilical desde la cual recolecta la sangre contenida en el cordón umbilical. Este proceso es casi sin riesgos para la madre, ya que finalmente se producirá el desprendimiento y tanto placenta como cordón serán desechados. Será responsabilidad de los padres que la muestra llegue a nuestro laboratorio antes de 48 horas post parto y para realizar su procesamiento, se requiere un mínimo de volumen preestablecido de acuerdo a los estándares internacionales bajo los cuales nos regimos. La muestra no es guardada en su totalidad, por diversos procesos de laboratorio, se concentra sólo las células madre en un contenedor especial; por lo tanto a mayor cantidad de sangre obtenida, mayor concentración de células criopreservadas. DESCARGAR DOCUMENTO